Qué son las entidades de gestión y cómo funcionan | SGAE

Qué son las entidades de gestión y cómo funcionan

Sgae | 29 agosto, 2014

La GESAC (European Grouping of Societies of Authors and Composers), que agrupa a las 33 sociedades de derechos de autor europeas más importantes y representa a más de 800.000 creadores del sector de la música, audiovisual, artes visuales… ha editado un documento en el que se explica qué son las entidades de gestión, cuál es su razón de ser y los beneficios que aportan a la sociedad. Destacamos algunos de los higlights del documento, que puedes encontrar aquí.

¿Qué son las EEGG?
Las sociedades de autores son un eslabón esencial entre los creadores y los usuarios de sus obras creativas.Trabajamos en nombre de todo tipo de creadores —letristas, pintores, compositores y directores de cine, entre otros—, atendiendo a sus intereses. ¿Nuestra principal tarea? Administrar los derechos asignados a las obras creativas a fin de proteger los intereses de los autores. La protección de estos derechos es fundamental: sin ella, los creadores no percibirían ningún pago por el uso de su obra.No solo protegemos a los creadores, sino que también representamos a aquellos que hubieran adquirido los derechos del creador original (por ejemplo, un heredero o un editor musical).

¿Qué aportan las EEGG?
Nuestro trabajo reduce el coste de las transacciones referentes a la adquisición de derechos y racionaliza lo que de otro modo sería un proceso largo y costoso tanto para creadores como para usuarios. Significa que los artistas pueden continuar elaborando las canciones, obras y películas que a todos nos gustan tanto. Y, además, ahorramos a los usuarios la molestia de contactar con titulares de derechos individuales uno a uno.

Creemos que protegiendo los derechos de los creadores también se fomenta la diversidad cultural, y nuestro trabajo contribuye a hacer realidad este ideal.

Las EEGG en el mundo
Existen en la actualidad 232 sociedades de autores que trabajan en 121 países. 33 sociedades de autores europeas son miembros de GESAC y, a través de ellas, la organización representa a alrededor de 700.000 creadores y titulares de derechos.

Los titulares de derechos tienen la libertad de afiliarse a la sociedad de autores que elijan en cualquier lugar de la Unión Europea y tienen, asimismo, la libertad de dejar de estarlo. Este competitivo modelo nos obliga a ofrecer siempre un servicio rentable a nuestros miembros.

La mayoría de los creadores se sienten más cómodos afiliándose a su sociedad de autores local. Pero, por supuesto, uno de los mayores logros de cualquier creador es conseguir reconocimiento internacional, es decir, que su trabajo guste y sea valorado por el mayor número de personas posible en todo el mundo.

Las sociedades de autores mantienen fuertes relaciones con sus homólogos de otros países y tienen la capacidad de llegar a acuerdos que amplían su derecho para la concesión de licencias a una sociedad de autores en el extranjero. Las bases de datos empleadas por las sociedades de autores de todo el mundo fomentan la proyección internacional de los creadores al permitir el intercambio de información sobre millones de obras.

Este sistema de red sirve a los intereses de todos. Esto significa que los titulares de derechos, al unirse a tan solo una sociedad de autores, tienen garantizado el pago por la explotación y el reconocimiento de su trabajo en todo el mundo. Por su parte, los usuarios tienen la seguridad de estar realizando un uso legal de los contenidos gracias a la simple autorización de tan solo una sociedad de autores. Además, las sociedades de autores se ahorran los costes innecesarios y las preocupaciones administrativas asociadas a la apertura de sucursales independientes en todos los países en los que sus miembros se encuentren activos.

Recuperamos también nuestro vídeo explicativo sobre cómo funciona la gestión colectiva del derecho de autor y cuál ha sido su evolución digital:

© Copyright Sociedad General de Autores y Editores SGAE
Fernando VI, 4 28004 Madrid
Aviso Legal y Política de Privacidad