Los Autores y Editores de la SGAE lamentan la muerte de Juan Morcillo, leyenda del rock castellonense | SGAE

Los Autores y Editores de la SGAE lamentan la muerte de Juan Morcillo, leyenda del rock castellonense

Sgae | 9 febrero, 2015

El pasado sábado, día 7 de febrero, falleció Morcillo. La noticia no tardó en propagarse por las redes sociales, que se llenaron de mensajes, recuerdos, fotografías y condolencias de sus muchos seguidores, compañeros de profesión y amigos. Buen reflejo de las simpatías que siempre despertó el músico y, más aún, de su reputación en una escena que, desde hace ya muchos años, lo alzó como referente y pionero del rock castellonense hasta convertirle en una genuina leyenda.

Compositor e intérprete de larga trayectoria profesional, Juan Antonio Morcillo Cozar nació en la localidad valenciana de Godella en 1949, pero pronto se trasladó a Castellón, donde en 1968 subió por primera vez a un escenario, el del Teatro Principal, con Los Sherpas, banda inspirada en el pop-rock propio de la época. Se diría que ya nunca bajó de las tablas, porque, desde ese preciso momento, decidió consagrar su existencia al rock and roll. Siguió así su trayecto al frente de formaciones como Astoms, Motor o Tráfic. Aunque es especialmente recordado su paso por Los Auténticos de Miguel Ángel Villanueva, cima del pop castellonense que tuvo un amago de éxito en 1981 con la canción La estrella.

Morcillo ingresó como socio en la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE) el 16 de abril de 1984, con el número 35.983. Por aquellas fechas había puesto ya en marcha su proyecto musical más celebrado: Morcillo El Bellaco y Los Rítmicos, grupo con el que llegó a editar varios discos memorables (Lo kaga falta y Moros en la costa, por ejemplo) y de cuyo seno nacieron los exitosos Los Romeos. Tras finiquitar los Rítmicos, el músico siguió al pie del cañón con Los Rangers, Los Morcillos o Capitán M. Consciente de que había escrito algunas de las más doradas páginas del rock castellonense y, por extensión, de la Comunidad Valenciana, a Morcillo le gustaba presumir de tener más de un centenar de piezas registradas en la SGAE, con títulos como Hielo, Los niños cantores de Viena, Maribel, No adelantemos acontecimientos o Tu voz en el estéreo.

Recién iniciado el siglo XXI, Morcillo, como ya había hecho en los años 70, decidió colgarse la mochila al hombro para recorrer Europa tocando la guitarra por las calles. Duró año y medio el trayecto, y a su regresó volvió a meterse en el estudio de grabación para registrar el disco El ritmo del buitre. Otro momento importante en su biografía fue cuando, con 60 años ya cumplidos, editó el álbum 60 formas de molestar. El título, como explicó durante la presentación del disco en la sede valenciana de la SGAE, en abril de 2010, hacía referencia “a mi edad, pero también a la necesidad que tengo todavía de seguir peleando, aunque sea a la contra”.

El periodista Juan Manuel Játiva, en el Diccionario de la Música Valenciana del ICCMU, definió a la perfección a Juan Morcillo: “A pesar de ser todo un símbolo, considerado por estética, actitud ética y estilo como el rockero castellonense por excelencia, nunca ha gozado de éxito comercial, ni lo ha pretendido”. El rock más genunio y auténtico está de luto.

© Copyright Sociedad General de Autores y Editores SGAE
Fernando VI, 4 28004 Madrid
Aviso Legal y Política de Privacidad