Estreno de ‘El elefante ha ocupado la catedral’, de Juan Mayorga

Sgae | 15 septiembre, 2014

Este fin de semana se ha estrenado en el Teatro Paco Rabal de Madrid la obra ‘El elefante ha ocupado la catedral’, escrita por Juan Mayorga en 2012 y dirigida fundamentalmente a público infantil. Se trata de la única obra para niños escrita por uno de los dramaturgos más consolidados de nuestro país.

El espectáculo representado el domingo estuvo dirigido, además, Juanfra Rodríguez (ganador de un Premio Max de Teatro Infantil 2001, por ‘Marcelo, un extraño forastero‘). Los jóvenes Cristina GallegoVíctor AntonaBenito JiménezMaría MoralCarlos Fierro forman el elenco.

La obra, puesta en escena por Zeena Producciones y con escenografía y vestuario financiados a través de un proyecto de crowfunding, es un espectáculo que combina el teatro de texto con otros lenguajes escénicos como el audiovisual y la música. La historia se desarrolla en el género de la comedia y la interpretación de los actores está abordada desde el humor, con matices propios del Clown, poniendo especial atención en el juego corporal.

Desde la producción del espectáculo explican que ‘la obra es apta para todos los públicos, pues el texto, además de ser muy ameno para los pequeños, tiene numerosos guiños para los adultos que hará que, tanto niños como padres, pasen un buen rato en familia’. Durante la representación de este fin de semana, se ha apreciado también una novedosa y atractiva escenografía, que recurre a materiales plásticos muy visuales y versátiles que facilitarán el tránsito de los personajes por los distintos espacios, aportando dinamismo al desarrollo de la historia.

El propio Mayorga ha explicado en una entrevista a EL MUNDO que la imagen que buscaba con su texto era la de un elefante que, persiguiendo a una mariposa, se cuela en la catedral de un pequeño pueblo que espera una importante visita turística. El elefante crece cada vez más y más, de modo que al final resulta un problema sacarlo de allí. Para ello, los protagonistas (un fontanero y su ayudante, un cabo y un sargento…) se cuelan dentro del elefante. “El vientre del elefante es el espacio teatral mismo; un lugar para transformarse”, añade Mayorga, quien no pretendió escribir un texto surrealista. “Más bien pretendía acercarme a la audacia de los niños,que son capaces de imaginar sucesos que tendrán lugar dentro de 300 años”, asegura.

En un mundo en el que los críos cada vez reciben más estímulos a través de pantallas que les muestran universos difíciles de imaginar, el propio Mayorga se planteaba la duda de si eso sería un ‘handicap’ a la hora de crear en sus cabezas la idea de encontrarse en la panza del animal. “Ciertamente me preguntaba hasta qué punto el espectador es hospitalario a esa exigencia del texto. Es verdad que el teatro da muy poco, pero ofrece mucho después; el niño es convocado a imaginaraunque es probable que algunos niños no tengan imágenes que ofrecer para completar la escena”, reflexiona.

© Copyright Sociedad General de Autores y Editores SGAE
Fernando VI, 4 28004 Madrid
Aviso Legal y Política de Privacidad