Día de la Música: SGAE reivindica la aplicación de un IVA cultural y e incentivos para desarrollar un mercado legal en la red

Sgae | 22 junio, 2014

El pasado sábado, 21 de junio, se celebró el Día Europeo de la Música. La Sociedad General de Autores y Editores (SGAE), integrada por 82.678 autores músicos y 2.160 editores musicales, quiso unirse en este día a las reivindicaciones de estos profesionales para garantizar la supervivencia de una industria, la de la cultura, que aporta casi  un 4% al PIB y genera más de medio millón de empleos en España: la aplicación de un IVA superreducido en los bienes culturales, la lucha contra las descagar ilegales y el fomento de una oferta legal en la red.

Aplicación de un IVA superreducido
La medida tomada por el Gobierno de subir el IVA sobre los bienes y servicios culturales en 13 puntos (del 8% al 21%) contraviene lo establecido en el artículo 44.1 de nuestra Constitución: “Los poderes públicos promoverán y tutelarán el acceso a la cultura, a la que todos tienen derecho”.

Este IVA cultural ha afectado directamente al consumo de música grabada, pero también de la música en directo:

Según Promusicae, al cierre de 2013 la venta de música grabada descendió en España por duodécimo año consecutivo y esta histórica mala racha no parece tocar suelo, según los datos que acaba de recopilar Promusicae al cierre del ejercicio. Los españoles se gastaron 119,8 millones de euros en comprar música durante los últimos doce meses, una cifra que equivale a un recorte del 15,1 por ciento si la comparamos con la de 2012, cuando se estableció en 141 millones. El descalabro se prolonga en el sector desde el comienzo del nuevo siglo, justo después de que 2001 se cerrara con la cifra récord de 626 millones. En estos doce años, en consecuencia, la contracción que ha experimentado la industria discográfica española supera ya el 80 por ciento.

Según la Asociación de Promotores Musicales (APM), En cuanto a la facturación de las principales promotoras de conciertos en España, ésta cayó en 59’1 millones de euros (un 28%). Es evidente también que el IVA cultural al 21% provoca que España pierda atractivo para las giras internacionales de grandes artistas.

Luchar contras las descargas ilegales y fomentar la oferta legal en la red
El agudo descenso de la música grabada se había paliado parcialmente hasta ahora con la progresiva consolidación del mercado digital, pero la evolución positiva también se truncó en el último ejercicio, según Promusicae. Los servicios de streaming por suscripciones (escuchar música online sin necesidad de descarga), como Spotify, Deezer o Napster, continúan afianzándose y ya suponen un desembolso anual de 20,3 millones, un 9,4 por ciento más que las cifras del año anterior. Por el contrario, todas las demás modalidades de negocio digital se desinflan: las descargas de álbumes o canciones (a través de iTunes, por ejemplo) disminuyen un 9,5 por ciento, los tonos y demás productos para móviles transitan ya por franjas casi residuales (17,8 por ciento de caída) y hasta el streaming financiado por publicidad (las modalidades gratuitas de servicios como Spotify, Deezer, YouTube o VEVO) se encoge casi 4 puntos porcentuales. Como consecuencia de todos estos comportamientos negativos, el mercado digital se queda en cifras casi idénticas a las del año anterior: 48,3 millones entonces y 48,1 millones ahora (un 0,35 por ciento menos). Pero como las pérdidas del negocio físico son mucho más sensibles, el volumen del mercado digital sobre el total del mercado supera por primera vez en España el 40 por ciento (en el año anterior, este porcentaje era del 34,2 por ciento).

La reforma de la Ley de Propiedad Intelectual debería consolidar y modernizar el marco de los derechos de autor, especialmente en el ámbito digital. Para ello, ha de integrarse a los distribuidores de contenidos en la economía de la creación, evitando el actual peligro de monopolio en la era digital: nunca la cultura ha estado en manos de tan pocos. En este sentido, la nueva ley debería adoptar medidas contundentes para luchar contra la vulneración de los derechos de los creadores en la red y definir en este ámbito digital una fiscalidad reducida europea para el sector cultural que lo haga viable y competitivo: actualmente, solo el 4% de los ingresos por explotación de contenidos en la red llega al creador.

Música en SGAE
De los 100.623 creadores que integran la SGAE, 82.678 son músicos de todos los géneros y estilos, lo que supone un 82,2% de la masa social de la entidad de gestión. En cuanto a la actividad profesional de estos músicos, 66.808 son compositores y 15.870 son letristas. En cuanto a la actividad intelectual de estos autores en 2013, se refleja en los nuevos registros de obras. De las más de 700.000 obras nuevas, 664.897 fueron musicales.   Cabe destacar en la gestión de este ingente repertorio, los últimos acuerdos llevados a cabo por SGAE en este ámbito, especialmente en el internacional. Destaca la participación activa en la iniciativa panaeruopea ARMONIA, en colaboración con otras entidades de gestión y pensada para convertirse en una ventanilla única, cuyo objetivo es reforzar la emisión de licencias paneuropeas. ARMONIA representa 6.5 millones de obras en 32 países ((UE y EFTA); cubre el repertorio de Sacem (France), Sacem Luxemburgo, Sgae (España), Siae (Italia),  Spa (Portugal),  Artisjus (Hungría) y Sabam (Belgica) en Europa, así como el grueso  de las obras Anglo-Americanas y Latinoamericanas.

También en pro de la promoción del repertorio de sus socios en el ámbito musical, en 2013 se han firmado dos acuerdos importantes: por un lado, con la Asociación Cultural Coordinadora Estatal De Salas De Música En Directo (ACCES) que representa a más de 200 salas de música, por el otro con la Asociación de Representantes Técnicos del Espectáculo (ARTE) integrada por más 300 promotores musicales.   Además de la gestión de obras musicales, SGAE pone al servicio de socios musicales, especialmente de los autores emergentes, iniciativas de promoción como 100 de SGAE en FNAC. Esta actividad contempla la celebración de conciertos de socios de SGAE, en su gran mayoría noveles, en los auditorios de los establecimientos de la cadena cultural durante todo el año, por toda la geografía española.

Fundación SGAE
La Fundación SGAE ha organizado el ciclo Jazz sin etiquetas del 20 al 22 de junio en la Sala Berlanga(C/Andrés Mellado, 53. Madrid. Precio: 5 euros), iniciativa con la que se suma a las actividades organizadas con motivo de la celebración del Día de la Música. Jazz sin etiquetas pretende mostrar al público tres proyectos musicales que van más allá de las fronteras estrictas del jazz y que se acercan a otros géneros: África Gallego, Iñaki ArakistainDead Capo.

Hoy, 21 de junio es el turno del artista vasco Iñaki Arakistain, que presentará su nuevo disco, Saxual, que se editará próximamente. Instrumentista versátil y habitual de la escena jazzística madrileña, cuenta además con otros dos trabajos en el mercado: Tiempos de búsqueda (2008), en el que partió de un concepto puramente jazzístico (hard bop, modern jazz, latin jazz); y Plan B (2010), en el que convive la música brasileña con el groove y el funk, enlazando composiciones propias con el lenguaje armónico común del jazz. Ha tenido la oportunidad de tocar y compartir escenario con músicos de la talla de Jerry González, Javier Colina, Mark Redford, Benny Green, Lewis Nash, Danilo Pérez, Sean Levitt, o Jayme Marques, entre otros.

COPYRIGHT fotografía: Paco Manzano.

© Copyright Sociedad General de Autores y Editores SGAE
Fernando VI, 4 28004 Madrid
Aviso Legal y Política de Privacidad